¿Sabéis eso de que las cosas sin planear siempre son las mejores? Pues casi casi es lo que pasó con esta boda. Un buen día recibo un correo y una semana después estoy camino de Madrid a la que (apuesto lo que queráis) será una de las bodas más especiales que haré.

Una novia con rastas, un novio con chistera, bambas, una furgoneta T1 y buen rollo, mucho. En eso puedo resumir el fin de semana que pasé junto a esta pareja. 

LIDIA-+-ANDY----120.jpg

Toda la boda se celebró en la Finca los Olivos (Fiestas 4 you) en Guadalix de la Sierra, con una decoración preciosa y muy acorde con los novios. 

Música en directo, anécdotas, miradas y un pañuelo blanco en lugar de anillos fueron algunas de las cosas que hicieron del momento algo mágico.  No suelo emocionarme con estas cosas, pero he de decir que hubo algún momento en el que se me empañó el ojo.



1 Comment