Pensar, comenzar, luchar, pelear, crecer día a día, caer, sentir dolor, levantarte, lamerte las heridas, seguir, caminar, correr, parar, retomar el camino.
Sentir que todo va bien, reír, ser feliz, sentir que todo sale mal, llorar, rasgarte el alma. Volver a caminar, crear, sentir ilusión, romper los moldes, regresar, crear, volver a caer, volver a levantarte.
Este es el camino que define lo que creas, que define tu forma de entender la vida.
Haces del camino algo mágico, haces que tus ojos nos lleven a otro lugar, que nos recuerden sensaciones, olores...Haces que algo estático cobre vida, ritmo. Haces que veamos, que sintamos, que vivamos a través de tus ojos.

Cambié mi vida de maestra por amor. Y no un sólo amor, no, dos amores. El amor por la fotografía y el amor de mi vida. Soy una mente inquieta, creativa, me gusta cocinar escuchando Jorge Drexler, perderme en una tarde creando cosas nuevas, una fotografía en blanco y negro y disfrutar de una cerveza viendo el atardecer. Adoro la arquitectura, el diseño, hacer manualidades y estar con mis pequeños bichos (mi perro Sully y mi gata Frida).

 Soy desordenada y muy ordenada al mismo tiempo, los ruidos me ponen  nerviosa, odio quedarme sin batería, aunque me pase todos los días y no puedo evitar reírme cuando algo me hace mucha gracia.